En Volkswagen Tampico nos enorgullece ser patrocinadores del Volkswagen Beetle con número 1111 que compitió en la Carrera Baja 1,000. Conozcamos más de este gran evento y los retos que se enfrentaron los pilotos en esta complicada carrera.

La competencia “off-road” con un trayecto de 1,050 millas (1,700 km) llevada a cabo en Baja California  siendo uno de los eventos más desafiantes, ya que es la carrera más larga del mundo donde se realiza en una sola etapa.

Los competidores del Auto numerado #1111 eligieron un Volkswagen Beetle ó Vocho como comúnmente lo conocemos, mismo que entra en la Clase 11  por su tipo de chasis y motor. Fué elegido por el equipo debido a su particularidad de ser compacto y poder ser reparado con relativa facilidad. Cosa que es importante en el camino. Además de su estructura y espacio.

 El Volkswagen Beetle inició la carrera a las 12:30 horas del sábado, tomando una diferencia de cerca de una hora frente al siguiente vehículo que lo perseguía. 

Más adelante, se realizaría el cambio de piloto de acuerdo al programa, solo para enfrentarse unas millas más adelante a la primera falla mecánica que inminentemente lo llevó a atascarse en el fango.  Este infortunio no fue suficiente para parar al equipo, que rápidamente pudo desatorar el Beetle y continuar el recorrido.

Cerca de la milla 250 y siendo las 2:30 hrs del domingo, se soldaron las averías que tenía y había ocasionado el despiste, aprovechando para realizar el cambio de piloto. Sin embargo el terreno jugaría un factor importante, nuevamente teniendo una ruptura en un elemento del eje trasero que los pilotos pudieron reparar en el momento y continuar a toda velocidad por el desierto a través de la obscura noche…

El Volkswagen Beetle, avanzó sin problema alguno las montañas, hasta bajar a la laguna del diablo donde empezaron a forcejear con la caja de velocidades, que a su vez llegó a atascarse en segunda.

Esto fué un golpe duro para el equipo ya que era un componente que no podrían arreglar de manera ágil y continuar como se pretendía. Sin embargo, se esforzaron por reparar en sitio sin tener el éxito que se esperaba.

Después de 26 horas de carrera, El equipo decidió retirar el carro de la competencia. La Baja 1,000 había ganado en esta ocasión. Pero el equipo no se desanima y se preparar para que el siguiente año poder volver a competir. 

“De la clase 11 (Donde compite el Volkswagen Beetle, por el tipo de vehículo), solo terminó un equipo, menciona uno de los pilotos. El equipo estuvo siempre comprometido y fué ágil, sin embargo la cantidad de fallas que nos encontramos en el camino, nos hizo no poder terminar. Regresaremos más fuerte el año entrante.”

Estamos seguros que el próximo año harán un excelente papel en esta férrea competencia, les deseamos la mejor de las suertes para lograr terminar la carrera Baja 1,000.