• El nuevo crossover de SEAT es la apuesta perfecta para disfrutar en cada momento

  • Gran altura y anchura, dimensiones de crossover compacto, muchas posibilidades de personalización y la tecnología más avanzada en seguridad y conectividad

El nuevo SEAT Arona ya está aquí. El tercer lanzamiento de la marca española, tras el restyling del León y la llegada de la quinta generación de Ibiza, es un eslabón más de la mayor ofensiva de producto jamás realizada por SEAT. Precisamente, el nuevo SEAT Arona se encuadra dentro de la gama SUV como el hermano pequeño de la familia, combinando las ventajas de sus compactas dimensiones en ciudad, con las cualidades de los SUV para salir de la urbe y llegar incluso más allá. Y es que el nuevo SEAT Arona es tan elegante, amplio, práctico y cómodo de lunes a viernes como aventurero, robusto, deportivo y eficiente durante el fin de semana.

 

Todo ello con una tecnología en cuanto a seguridad y conectividad habitual en los segmentos más altos del mercado, más el indudable atractivo del diseño SEAT, sin renunciar a casi infinitas opciones de personalización junto al dinamismo, refinamiento y deportividad de la marca española. El Arona, fabricado exclusivamente en Martorell -la planta con mayor volumen de producción en España-, jugará un papel clave para SEAT, fortaleciendo la marca y aumentando las ventas.

 

El nuevo SEAT Arona está destinado a conductores que buscan un componente emocional de distinción, además de funcional. Personas que saben que la edad es un número, no una actitud ante la vida.  Un coche que dé respuesta a su estilo de vida, con mucha tecnología, cómodo, amplio, seguro, dinámico, personalizable, para todo uso. Un coche que no exija un esfuerzo extra para entrar o salir y en el que, por si no fuera suficiente, quepa todo el equipaje sin ningún tipo de problemas. Siempre dispuesto para la aventura diaria.

Multiusos sin compromiso

Desde un punto de vista emocional, el Arona tiene un matiz excitante, porque aporta la emoción que el cliente buscaba antes en las versiones de tres puertas, con la ventaja de un mayor espacio que aporta una carrocería familiar y la superior capacidad de uso que permite su carrocería elevada. Por otra parte, el Arona también tiene rasgos del Ateca; al fin y al cabo es su hermano pequeño dentro de la gama SUV. El robusto frontal del Arona sigue la misma estructura que el Ateca con un aspecto tridimensional más marcado. Además, la placa de matrícula en el portón, permite un diseño de parachoques más robusto y levanta el coche visualmente.

Alejandro Mesonero Romanos, director de diseño de SEAT, comenta: “Hemos querido dar al nuevo SEAT Arona un marcado carácter de crossover, de coche robusto para la vida cotidiana, para la jungla urbana. Por eso cuenta con protecciones muy marcadas en los paragolpes, en los pasos de rueda y en las taloneras de plástico en color gris, así como las barras de techo y las protecciones con aspecto de aluminio en la parte baja de los paragolpes.”