Mazda quiere dar un paso atrás en favor de la seguridad al eliminar los controles táctiles de las pantallas de sus vehículos, comenzando por el Mazda 3 2019. El primer indicio de su decisión es lo lejos que queda la pantalla de las manos del conductor; al no tener que tocarla, es mejor alejarla para que el ángulo de visión se desvíe menos el frente al mirarla.

La nueva interfaz no supone un retroceso en cuanto a cantidad de funciones. Mazda logró integrar todos los comandos a través de una perilla y algunos botones en la consola central, del mismo modo en que lo hacen BMW, Audi y algunas otras marcas premium que, aunque ofrece una interfaz similar, aún admiten tocar la pantalla para controlarla.

La industria continúa evolucionando sus interfaces de infotenimiento. Mazda apuesta a lo seguro con controles totalmente análogos, pero no es la única marca que ya busca alternativas. Diferentes fabricantes prueban suerte con entradas de texto a través del dibujo de nuestros dedos, con controles por gestos o perfeccionando comandos de voz. El mensaje es claro: la pantalla táctil tiene los días contados.